LAS PROPIEDADES DEL JENGIBRE Y LOS BENEFICIOS DE LA RAÍZ

¿QUÉ ES EL JENGIBRE?

El jengibre es una planta aromática que ha sido la protagonista de numerosos estudios científicos gracias a sus efectos saludables y curativos.

Este tubérculo es un rizoma subterráneo que tiene un sabor picante, la carne está cubierta de una piel marrón. No sólo es una planta sensacional como medicina, también es un ingrediente muy utilizado en la gastronomía.

Tradicionalmente, el jengibre ha sido y es una de las plantas más populares en la medicina tradicional china; esto es debido a que se trata de un anti inflamatorio natural que nos ayuda a combatir enfermedades respiratorias, así como artrosis y problemas digestivos.

El jenjibre es además rico en aceites esenciales, vitaminas, minerales, antioxidantes y aminoácidos de modo que claramente aporta muchos beneficios al cuerpo humano tal y como os vamos a resumir a continuación.

Además también se ha demostrado que tiene efectos beneficiosos para aliviar el malestar gástrico, así como ayuda a mejorar dolores menstruales, migrañas, tienen efectos que son beneficiosos para prevenir el cáncer de colon y aún más beneficios que veremos y desarrollaremos en el apartado correspondiente.

Por otro lado tiene otros beneficiosos que le relacionan con ser una especie de afrodisíaco ya que beneficia a la estimulación de la líbido y también se recomienda para personas que viven en estados depresivos o de marcado estrés sin olvidarnos, que también sirve para combatir el envejecimiento prematuro.

Parece entonces ser una planta o un ingrediente “milagro” aunque en realidad tiene una composición a base de vitaminas, aceites y otros componentes que hacen que sea por ello, tan recomendable.

Estas son las propiedades más importantes del jenjibre:
PROPIEDADES PARA LA TENSIÓN FÍSICA Y EMOCIONAL
EXCELENTE ANTI INFLAMATORIO
BENEFICIOSO CONTRA LAS MIGRAÑAS
ALIVIO CONTRA EL ESTRÉS
EFICAZ CONTRA LOS DOLORES MENSTRUALES
BENEFICIOSO CONTRA EL CÁNCER DE OVARIOS
ALIVIA EL MALESTAR GASTROINTESTINAL
EFICAZ CONTRA MAREOS Y NAUSEAS
PREVENCIÓN CONTRA EL CÁNCER DE COLON

CÓMO TOMAR EL JENGIBRE
Tal y como hemos mencionado anteriormente, el Jengibre cuenta con diversos tipos de actividades y presentaciones que consumiéndolas con una frecuencia adecuada puede llegar a ser muy beneficioso para tu salud. El jengibre puede ser encontrado tanto en fresco, seco como en polvo.

La forma más habitual de encontrarlo y consumirlo es a través de infusiones. Para poder hacer una preparación de jengibre, lo mejor es hacer uso de un litro de agua por cada trozo de raíz. Cuando el agua esté hirviendo, entonces podemos incorporar el jengibre y lo dejaremos alrededor de 3 o 4 minutos para que tome todo el sabor. Posteriormente si lo deseas, puedes colocar un poco de miel para endulzar, limón, naranja o incluso un poco de manzanilla para darle otro sabor.

Otra forma de poder consumir jengibre es a través de aceites esenciales, zumos o cápsulas. En el caso de los aceites como su concentración es mucho mayor, no tienes que superar la toma de 9 gotas de aceite al día que hay que repartir durante las 24 horas y no tomar todas de un golpe. En las cápsulas todo depende un poco de la composición pero se suelen tomar cada 8 horas habitualmente durante un período determinado de tiempo. Si se trata de usar el jengibre también en las comidas, entonces la mejor forma que puedes hacerlo es utilizándolo para aliñar ensaladas o incluso sazonar algún tipo de carne. Es un ingrediente bastante frecuente en lo que se refiere la cultura asiática, por eso no lo dejes de lado y prueba los sabores nuevos que te puede llegar a aportar.

Hay un secreto básico y fundamental en cualquier tipo de preparación que se haga con jengibre. Dependiendo del tipo de sabor que queramos deberemos incorporar la preparación al inicio o al final. Por ejemplo, si lo que deseamos es un sabor fuerte de jengibre, entonces al preparar la infusión lo que habrá que hacer es colocar el jengibre al final, mientras que si lo que se busca es un sabor mucho más suave, lo mejor es colocarlo desde el inicio. En cuanto al uso de las comidas, debes tener en cuenta su sabor para que combine a la perfección con el resto de ingredientes, algo que puede que no te resulte tan sencillo al inicio, por eso es mejor irlo probando de a poco para ver si te adaptas a su gusto y saber cuál es la justa medida en cada caso.